Su carácter

Muy leal, con una energía única y reservado con los extraños. Tiene mucha energía por lo que los paseos y la atención son indispensables en su crianza y buen desarrollo.

En cuanto al carácter debemos tener en cuenta que el Rhodesian Ridgeback es un perro muy peculiar. Partimos de la base de que en sus orígenes el objetivo era en mayor medida la caza y la guarda. Con lo cual el Rhodesian es un perro muy “suyo”, muy atónomo (como buen perro de caza). Pero así como muchas razas plenamente enfocadas a la caza pueden llegar a ser “desapegadas” inclusive de su dueño, no lo es el Rhodesian, justo todo lo contrario.

Es un perro muy familiar, muy hogareño, dependen plenamente del dueño y su familia. Por esto es un buen perro de guarda. Muy reservado y desconfiado de los extraños, pero con el dueño presente acepta de buen grado a cualquier persona. El Rhodesian no ladra nunca, pueden pasar días o semanas sin que le escuchemos, soló ladra para avisarnos de alguna presencia extraña o de lo que él considere un peligro para los suyos, otro punto fuerte con buen perro guardián.